felicidad

La neurociencia demuestra que el elemento esencial en el aprendizaje es la emoción

 Sin emociones no puede haber atención, ni aprendizaje ni memoria.

El investigador en neurociencia Francisco Mora asegura que el elemento esencial en el proceso de aprendizaje es la emoción porque sólo se puede aprender aquello que se ama, aquello que le dice algo nuevo a la persona, que significa algo, que sobresale del entorno en Neuroeducación, el libro que acaba de publicar en Alianza Editorial. “Sin emoción –dice– no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria”.

Francisco Mora (Granada, 1945), doctor en Neurociencia por la Universidad de Oxford y catedrático de Fisiología de la Universidad Complutense, ha publicado Neuroeducación (Alianza), un volumen con el que pretende desarrollar “las preguntas centrales que son de interés y preocupación en el mundo de la enseñanza a cualquier nivel y ayudar a desentrañar las claves de cómo contestarlas a la luz de los conocimientos mas recientes de la neurociencia cognitiva”.

La alegría como base del aprendizaje

El científico señala que “los niños hoy aprenden, desde muy pronto, conceptos abstractos en habitaciones con ventanales sin mucha luz o luz artificial, con el rigor y la seriedad de maestros que se aleja de aquel “juego” primitivo que generaba aprender y memorizar de lo sensorial directo, “con alegría”, base de la atención y el despertar de la curiosidad”.

Entender esto hoy en su raíz y desde la perspectiva de cómo funciona el cerebro y sacar ventaja de ello –afirma– “es un primer principio básico de la enseñanza con el que se puede llegar a aprender y memorizar mejor. estos principios se pueden extender en su aplicación no solo a la enseñanza básica o durante la adolescencia sino a los más altos estudios universitarios o a estudios aplicados sea la empresa o la investigación científica”.

Asimismo añade que “la neurociencia cognitiva ya nos indica, a través del estudio de la actividad de las diferentes áreas del cerebro y sus funciones que solo puede ser verdaderamente aprendido aquello que te dice algo. aquello que  llama la atención y genera emoción. aquello que es diferente y sobresale de la monotonía”.

“La atención, ventana del conocimiento, despierta cuando hay algo nuevo en el entorno. Ese ‘algo nuevo’ apela, como hace millones de años, a la supervivencia como último significado” –añade–. “La atención nace de algo que puede significar recompensa (placer) o castigo (peligro) y que por tanto tiene que ver con nuestra propia vida”. “Pero con el devenir evolutivo y la propia civilización –advierte Mora–, aprender y memorizar son mecanismos que los hemos llevado a unos niveles tan abstractos y de tan alto calado social que escapan y se han venido alejando de las raíces inviolables, genéticas y evolutivas, de aquella alegría que en su origen significó verdaderamente aprender y memorizar”.

 Conocer cómo funciona el cerebro revitalizaría la enseñanza

A su juicio, revitalizar hoy la enseñanza y el aprendizaje en este nuevo contexto de una cultura avanzada, “requiere un conocimiento de cómo funciona el cerebro en esos procesos y llevarlo a los maestros y los profesores para que estos finalmente lo apliquen en las aulas”. Asegura que “de esto se han dado cuenta muy recientemente prestigiosos pensadores e instituciones como el recién creado Centro de Neurociencia para la Educación de la Universidad de Cambridge o la International Mind-Brain and Education Society a través de su revista Mind, Brain and Education“. No obstante asegura que “es bien cierto que, hasta ahora, el conocimiento extraído de las neurociencias no ha sido fácil mostrarlo a los maestros y ellos transferirlo como método a la enseñanza de los niños o los estudiantes de instituto”.

Reconoce que “existen problemas en la relación neurocientífico-maestro (y mas allá profesores universitarios) sobre todo en el lenguaje utilizado por los primeros para dirigirse a los segundos en la transferencia de estos conocimientos. y en los segundos, los maestros, para captar, con certeza y seguridad esos conocimientos a la hora de emplearlos con los alumnos”.

“Desde esta perspectiva como base –subraya– se pretende construir este libro que propongo con el título de Neuroeducación y que tendría un formato similar al libro ¿Se puede retrasar el envejecimiento del cerebro?

Mora, utilizando un lenguaje sencillo, conciso y asequible pretende “desarrollar las contestaciones a las preguntas básicas y los componentes esenciales del problema que representa el advenimiento de la neurociencia para la educación y enumerar y describir brevemente las soluciones y ventajas de estas nuevas concepciones”.

Ver Entrevista en el diario “El Mundo”. 

Para cualquier consulta o duda sobre el proceso de inscripción, requisitos, etc…

Teléfono Fijo : +34.966.783.142 Móvil: +34.605.957.207

E-mail: mariaangelesgc@yahoo.es

Secciones:

 

82 comentarios en “La neurociencia demuestra que el elemento esencial en el aprendizaje es la emoción

  1. En efecto, si el ser humano está alegre entrega su alegría a todo proceso en el que intervenga. La razón última y esencial de la vida humana es ser feliz, y si el ser humano se siente feliz, capta, percibe, entiende, aprende, hace todo y lo hace bien. Hay que empezar por hacer que quienes gobiernan o quieren gobernar comprendan este problema crucial para el desarrollo y la felicidad de la Nación.

  2. Efectivamente las emociones son el motor de nuestro cerebro. De modo que una persona que sepa conocer, elaborar y gestionar sus emociones de forma positiva, tendrá la llave para que su cerebro funcione de forma positiva y eficaz, por lo que su cuerpo también le acompañará en el.modo, ya que todo está unido.

    1. Hola, esto no es educación reglada. Lo que realizamos desde BioTMR y TMR está en el marco de la ley 14/13 de emprendimiento. Según esa ley, ese tipo de competencias de educación emocional es obligatoria para todos los centros educativos. Otra cosa es que se esté aplicando. Gracias por el interés.

  3. Me intereza conocer mas sobre el tema. Siempre he pensado que la educación tradicional es obsoleta , esta mal encaminada no atrae ni llama la atencion del alumno.
    Estas nuevas tendencias son esperanzadoras para nosotros los educadores que siempre queremos ir mas alla y captar el interes de los alumnos.

  4. Me parece muy pertinente para mi profesión, soy educadora de educación preescolar y siempre he defendido y trabajado la tesis de que de nada valen los conocimientos, si no se tiene una base emocional sólida, rica en seguridad, aceptación y alegría.

  5. La atenciøn en los adultos puede estar también mal encaminada….En ellos puede que no logren una atencion positiva y sus maneras de ver la vida les resulten incomodas ??? Me gustaria que me respondiera Gracias

    1. No dude que la emoción influye en los adultos y en los niños. Esta “manera de ver la vida” como usted la llama, mientras no sea emocional no resuena, no produce retención ni estimula la creatividad. Tal vez enfermedades como el Alzheimer sean una consecuencia de un acúmulo de no emociones contiunuas, reiteradas, de por vida.

  6. En los cambios hacia una Educación de Calidad, es fundamental y clave para un docente empoderarse del conocimiento de la Neurociencia basada en lo emocional y en las inteligencias múltiples, si de verdad queremos educar a los niños, jóvenes y adultos del S. XXI. Todolo demás es complementario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s