OPUESTOS-PROGRAMAS

Aceptar que quisiste estar aqui, perdiendo la consciencia del todo para “jugar”, forma parte del retorno de esa consciencia del todo. Cuanto menos lo sientas, más lejos estarás de la única verdad: que creamos nuestra propia realidad.

Se expresa ante nuestra vista aquello que no manifestamos, sintiéndolo, es decir, que no se expresa fuera de algún modo (una forma es hablar, por supuesto), de forma arquetípica, como el negativo de una foto.
Yin-yan parecen opuestos: frío-calor, blanco-negro, luz-oscuridad, valor-cobardía…
Aceptar en el fondo del alma que eso también lo queremos vivir, no por lo que eso representa, sino porque lo enjuiciamos, es decir, creemos que puede ser una debilidad en nosotros, para demostrarnos a nosotros mismos nuestro valor porque algún antepasado creyó haberlo perdido en su experiencia de esa vida concreta.
Todo es la consecuencia de dudar de nuestro valor, es decir, de nuestra capacidad de adaptarnos a una situación sin perder nuestro diferencial, como dice la TMR, pero no porque lo creeemos, sino porque lo sentimos así, de otra forma, porque es lo que deseamos, ¿necesitamos demostrarnos un valor o sólo guiarnos por lo que nos hace felices? ¿te sientes heredero de la felicidad? o como dice un curso de milagros: Si sabes lo que quieres, “declara quién eres y reclama tu herencia.
Amamos y valoramos lo que ocurre fuera por exceso o por defecto, que es lo que hace expresarlo y, para expresarlo necesitamos la “sombra”, aquello que lo muestra, su opuesto.
En un juego de sombras y luces creamos una 3D, es decir: de un par de opuestos, nace un hijo.

¿Quieres quitarte un programa?, ¿de qué dudas en ti ¿Qué necesitas demostrarte a ti mismo?

Lo que temes no es lo que ves, lo que temes es realmente la duda de si tienes suficiente valor para vencerlo, su negativo, su opuesto.
En cualquier caso, hay un programa, una necesidad de vivir una determinada experiencia arquetípica por un sentimiento interno de duda, miedo o ira hacia lo que crees ser.

Nada puede ser superior a Dios si entendemos a Dios como la consiciencia de sí mismo.
Esa emoción es básica y la compartimos todos en general.
Piscis es el último signo del zodíaco que simboliza precisamente eso. Para superar la Era de Piscis hay que trascenderla, no negarla y pasar a otra.

Para cualquier consulta o duda sobre el proceso de inscripción, requisitos, etc…

Teléfono Fijo : +34.966.783.142 Móvil: +34.605.957.207

E-mail: mariaangelesgc@yahoo.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s